3:08 pm - Wednesday October 20, 0821

Planeando una boda dentro del presupuesto

 

¿Debería una boda de ensueño postergar la compra de una casa? Ese es un sacrificio que muchas parejas suelen hacer por estos días.

The Knot, una empresa planificadora de bodas y editorial, acaba de publicar su Estudio de Bodas Reales (http://www.xogroupinc.com/press-releases-home/2015-press-releases/2015-03-12-the-knot-2014-real-weddings-study.aspx) con el costo promedio de las bodas a nivel nacional que, para 2014, fue de $31.213 en promedio (sin incluir la luna de miel).

El costo promedio de una boda es un buen punto de comparación con otras metas financieras importantes de la pareja. Teniendo en cuenta que el precio promedio de una casa nueva en Estados Unidos es actualmente de $200.000, el costo promedio de una boda podría cubrir gran parte de un anticipo del veinte por ciento ($40.000). A pesar de que ya han pasado 15 años desde que me casé con mi esposa en la casa de mis padres, todavía recuerdo el impacto que me causaron los costos de la boda –$10.000 por todo el evento, incluyendo el smoking, el vestido de novia, las flores, la comida y la luna de miel.

Estas son algunas sugerencias para planificar una boda sin gastar todos los ahorros:

Cásese en temporada baja. Los meses más populares para casarse son junio y octubre, aunque junio, que siempre fue el mes más popular, está perdiendo terreno. El día más popular para casarse es el sábado por la noche, que es cuando hay más demanda de salones de fiesta. Podría pensar en casarse en enero, después de las fiestas, un buen momento para conseguir salones a buen precio. Se puede hacer la boda un día de semana, que tiene la ventaja adicional de que los invitados beben menos por ser día laboral, o un fin de semana al mediodía, con opciones de menús estilo buffet cuyos precios son más razonables.

Busque lugares alternativos. Las granjas, graneros, depósitos, galerías de arte y, por supuesto, la casa de alguno de los padres, pueden ser lugares más económicos para celebrar una boda, pero asegúrese de que el lugar tenga seguro contra los riesgos que puede haber en una fiesta –alcohol, comida, etc. Además, en muchas comunidades, los lugares donde se realizan fiestas deben estar habilitados y/o autorizados para evitar multas o acciones legales.

Hágalo usted mismo, si puede. Las parejas que se den maña para planificar fiestas, decorar y cocinar podrían recortar gastos planificando y organizando ellos mismos su propia fiesta con mínima ayuda contratada o voluntaria. Desde las flores hasta las fotografías, la torta de bodas a los planificadores de bodas, busque opciones económicas. Si le permiten decorar el lugar con sus propios arreglos florales, compare precios. Contáctese con fotógrafos profesionales o amateurs que le gusten y se ajusten a su presupuesto.

Arme una lista de regalos que pague la boda. Las parejas pueden hacer listas de regalos para que los invitados paguen directamente la luna de miel o gastos específicos asociados con la boda.

Planifique la boda en un resort turístico. Los complejos vacacionales de todo el mundo y los destinos turísticos/de bodas más conocidos, como Las Vegas o Hawái, ofrecen paquetes de bodas que combinan la ceremonia con una escapada turística. ¿Está planeando una boda en invierno? Busque opciones para celebrarla en un destino más cálido o invernal en un complejo de esquí.

Por último, sea flexible. Algunos lugares tienen cancelaciones y, si desean anotarse en una lista de espera y estar listos para cuando los llamen, podrían ahorrar dinero.

Antes de planificar una boda, conviene empezar por planificar las finanzas. Reunirse con un asesor financiero calificado podría ayudarlo a poner los costos de la boda en perspectiva con otras prioridades financieras importantes.

En resumen: No es necesario que la boda de sus sueños ponga en riesgo los planes financieros de la pareja. Tenga en cuenta las verdaderas prioridades financieras primero y a partir de allí, arme un presupuesto inteligente para la boda.

Comments

comments

Filed in: community / comunidad