3:13 pm - Sunday December 18, 9403

Finanzas: Pensando en vivir sin auto propio‏

La mayoría de los hijos de la posguerra no concebía empezar su vida adulta sin un auto. Pero los tiempos han cambiado y, ahora, son cada vez más los jóvenes que prefieren moverse en transporte público.

Según un estudio publicado en octubre (http://uspirg.org/reports/usp/millennials-motion) por el Public Interest Research Group (U.S. PIRG) y el Frontier Group, la generación Y –aquellos nacidos entre 1983 y 2000 –están conduciendo mucho menos que los estadounidenses más viejos. Muchos de los recién graduados, sumergidos en sus deudas universitarias, están optando por el estilo de vida “urbano” (http://time.com/72281/american-housing/) en el que caminar, andar en bicicleta y usar medios de transporte masivos tienden a ser opciones más fáciles. Cada vez más, los que tienen la necesidad temporaria de usar un transporte de cuatro ruedas, pueden hacerlo a través de sus teléfonos inteligentes.

Hoy hay muchas opciones que reemplazan al auto propio, pero es importante que las soluciones y sus costos específicos satisfagan nuestras necesidades. Este es un mapa de ruta para explorar lo que más le conviene.

Comencemos por el costo de manejar un auto propio. Si ya maneja un auto y lleva un presupuesto detallado, tendrá una idea de lo que esto le cuesta por año en términos de financiamiento, combustible, tasas, mantenimiento y seguro. Si desea ver los costos promedio para las distintas gamas de vehículos, consulte las últimas estadísticas de “Costos Automovilísticos” publicadas por la Asociación Estadounidense de Automóviles (AAA, por sus siglas en inglés). Tenga en cuenta que no siempre tener un auto “nuevo” es sinónimo de ahorro. Los sitios web Edmunds.com y Kelley Blue Book le ofrecen referencias en línea para ayudarlo a encontrar vehículos usados que mantienen un valor y costos operativos razonables.

¿Es más barato alquilar un auto? La disyuntiva entre comprar y alquilar ha evolucionado con los años y mucha gente tiene opiniones sólidas sobre qué opción es la mejor. La respuesta depende de su situación personal y de cuánto planee usar el vehículo, por lo que recomiendo considerar los pros y los contras (http://www.practicalmoneyskills.com/buyorlease). Muchos prefieren alquilar porque, por lo general, pueden alquilar un auto más caro que el que podrían comprar y sin pagar anticipo. Pero si no se cumplen con las restricciones del alquiler, podría costar muy caro. Recuerde que todos los alquileres pueden negociarse y es importante revisar en detalle los términos y la letra chica.

Considere adoptar los viajes o los vehículos compartidos. Hace una década, si le pedíamos a alguien compartir un viaje o un auto, la mayoría asumiría que hablábamos del “carpooling”, o compartir un vehículo con otras personas para ahorrar costos. Pero ahora existen dos opciones más nuevas a las que se puede acceder a través de un teléfono inteligente: El “ride-sharing”, que junta a dueños de autos con pasajeros que necesiten hacer un viaje en ese momento, como si fuera un servicio de taxi o de transporte privado, y el “car-sharing”, un nuevo concepto del viejo modelo de alquiler de vehículos por día o por semana. Quienes lo utilizan, se unen a un servicio que les permite reservar y alquilar un vehículo en su vecindario, ya sea por unas horas o por períodos más largos, como un fin de semana. Pero tenga en cuenta que muchos de estos servicios cobran tarifas más caras en las horas pico y las empresas que los brindan cobran penalidades importantes si el vehículo se devuelve tarde o en condiciones no deseadas.

Hable con su empleador. Los beneficios fiscales para quienes utilizan el transporte público para ir a trabajar son un medio de ahorro tanto para usted como para su empleador. Si planea ir a trabajar en auto habitualmente, consulte sobre los subsidios para gastos de estacionamiento. Si combina ambas opciones, averigüe por los subsidios para gastos de estacionamiento y uso del transporte público. Hable con su departamento de recursos humanos sobre estas opciones y consulte la Publicación 15-B del IRS para más información.

Teletrabajo. Muchos empleadores que desean reducir sus alquileres comerciales y los costos de tener al personal trabajando en una oficina, están adoptando cada vez más la opción de que sus empleados trabajen desde sus casas. El teletrabajo no es para todos, pero vale la pena evaluar el programa de su empleador, hablar con compañeros de trabajo sobre sus pros y contras y ver si puede ser una buena opción para usted en términos de tiempos y costos de transporte. Si combina la opción de trabajar desde casa algunos días y usar transporte público o vehículos/viajes compartidos otros, tal vez no sea tan importante tener su propio auto.

En resumen: Deshacerse del auto es una decisión importante, especialmente si está acostumbrado a la comodidad de tener un medio de transporte disponible en todo momento. Pero, entre las nuevas formas de tránsito masivo y los nuevos servicios de transporte “on demand” apoyados por la tecnología, ahora podría ser el momento más fácil para tomarla.

Comments

comments

Filed in: business / negocios