3:13 pm - Sunday December 16, 0209

¿Tienes menos de 26 años? ¿Deberías seguir teniendo el seguro médico de tu padre?

En su odisea por conseguir trabajo, cualquier trabajo, muchos jóvenes adultos sacrifican los que solían llamarse “beneficios adicionales” para abrirse paso. Pero muchos trabajos para principiantes no ofrecen beneficios de salud, o lo que debe pagar el empleado es prohibitivo para el que apenas gana el sueldo mínimo. Si añadimos el hecho de que la mayoría de los veinteañeros goza de buena salud y raramente visita al médico, no es difícil entender por qué muchos prefieren pagar otras cuentas antes que tener un seguro médico.

Pero ésta es una opción riesgosa. Un accidente o enfermedad grave puede costarles miles de dólares. De hecho, más de la mitad de las quiebras personales provienen de facturas médicas impagas. Además, suele haber una penalidad fiscal por no tener seguro médico.

Afortunadamente, desde la sanción de la Ley de Atención Médica Accesible (ACA, por sus siglas en inglés), los jóvenes adultos ahora tienen más opciones de seguros médicos que antes. Además de poder contratar la cobertura a través de sus empleadores (si se las ofrecen), los menores de 26 años también pueden optar por inscribirse en el plan de sus padres, aun cuando estén casados o hayan dejado de ser dependientes, o adquirir un plan individual a través del mercado de los seguros de salud.

Si actualmente no tienes cobertura o deseas explorar mejores opciones, este es un buen momento para comenzar a investigar qué se ofrece. El motivo es el siguiente:

En la mayoría de los planes de beneficios ofrecidos por los empleadores, el período de inscripción abierta para adquirir los beneficios de 2015 comienza en los próximos meses. Presta atención a las comunicaciones de tu empleador y pide a tus padres que también estén atentos, si sus empleadores les ofrecen cobertura médica para dependientes. El período de inscripción abierta 2015 de la ACA comienza el 15 de noviembre de 2014 y finaliza el 15 de febrero de 2015.

Tanto con los planes ofrecidos por los empleadores como con los planes de la ACA, si no te inscribes durante este período tendrás que esperar hasta el próximo año a menos que: estés solicitando ingresar a Medicaid; califiques para un período de inscripción especial por algún cambio en tu situación familiar (ej. casamiento, divorcio, nacimiento de un hijo); o hayas perdido tu cobertura actual.

Otra buena razón para inscribirte en un plan de salud es el llamado mandato individual, una reglamentación de la ley ACA que dice que la mayoría de las personas debe tener un seguro médico con la cobertura mínima esencial para sí mismos y para sus dependientes o serán sancionadas por incumplimiento.

Ciertas personas, como aquellas que están por debajo de la línea de pobreza, están exentas de la penalidad. Pero recuerda que, aun cundo decidas no tener seguro y pagar la penalidad, tendrás que hacerte cargo de todos tus gastos médicos. Para más información, visita la página www.healthcare.gov/exemptions.

Si el plan de tus padres ofrece cobertura para los dependientes, pueden agregarte hasta los 26 años incluso si estás casado, no vives con tus padres, estudias, puedes acceder a una cobertura peor a través de tu empleador, o no dependes financieramente de tus padres. Si ya están cubriendo a otros dependientes, el hecho de agregarte a ti en su plan podría tener un pequeño costo. Además, por lo general, tus padres pueden pagar la prima con dólares antes de impuestos, si tienen un plan ofrecido por el empleador.

Otras opciones de cobertura:

  • Los menores de 30 pueden adquirir un plan de salud para casos catastróficos, que ofrece protección financiera contra los peores escenarios, como un accidente o una enfermedad grave. Para más información, busca “catastrophic” (“catastrófico”) en www.healthcare.gov.
  • Si no puedes pagar el seguro que te ofrece tu empleador y tus ingresos no superan un cierto nivel, podrías acceder a un crédito fiscal que reduce el costo de la cobertura del plan de la ACA.
  • Además, muchos estados extienden la elegibilidad para sus programas de Medicaid bajo la ley ACA, lo que significa que, a pesar de tener mayores ingresos ahora puedes ser elegible para tener Medicaid. Para más información sobre los subsidios y la elegibilidad de Medicaid, busca “income levels” (“niveles de ingresos”) en www.healthcare.gov.

Comments

comments

Filed in: community / comunidad