3:51 pm - Monday December 11, 2017

Evite ser víctima del robo de identidad médica

La mayoría de la gente ya conoce los peligros del robo de identidad, en el que alguien roba su información personal o financiera y realiza cargos fraudulentos o abre cuentas falsas en su nombre.

Últimamente, ha comenzado a llamar la atención una modalidad no tan nueva –el robo de identidad médica. Es cuando alguien accede a la información de la cuenta de su seguro médico o Medicare y la utiliza para presentar reclamos falsos a la aseguradora, obtener medicamentos recetados o aparatos médicos, o incluso recibir atención médica con su nombre.

Además de su elevado costo, el robo de identidad médica puede tener consecuencias gravísimas. Supongamos que alguien se hace pasar por usted y se opera de apendicitis; si luego usted ingresa a un hospital con dolor abdominal, su historia clínica indicará que ya le extirparon el apéndice y podría recibir un diagnóstico incorrecto, lo que puede ser trágico.

Estos son algunos consejos para evitar estafas de identidad médica y algunas medidas que puede tomar si le sucede:

Sus registros médicos suelen contener mucha información que los ladrones de identidad buscan: número de cuenta del Seguro Social, seguro médico, Medicare o Medicaid, información de contacto, dirección de correo electrónico, etc. Basta solo con que le roben la laptop o le intercepten una carta o correo electrónico para quedar totalmente expuesto.

Los ladrones sofisticados también pueden hackear las redes informáticas de las compañías de seguro, farmacias, proveedores de equipos médicos y demás personas que tengan acceso a sus registros médicos. Y, desgraciadamente, el mercado negro de datos robados es tan tentador que se sabe que muchos empleados roban datos.

Los signos más comunes del robo de identidad médica son:

  • Facturas de prestadores o formularios de Explicación de Beneficios (EOB) de la aseguradora que mencionan servicios médicos que usted no recibió. (Verifique todas las fechas, prestadores y tratamientos y busque facturas duplicadas).
  • Llamadas de cobradores de deudas reclamando facturas que usted no reconoce.
  • Avisos de cobranzas médicas en su informe crediticio.

 

Así como no debería dudar en preguntar a su médico o enfermera si se lavaron las manos, tampoco debería dudar en preguntar qué medidas de precaución se toman en su consultorio para proteger su información. Estas son algunas medidas preventivas que se pueden tomar:

  • Jamás divulgue información personal ni de sus cuentas en llamadas telefónicas o correos electrónicos no solicitados.
  • Sospeche si alguien le ofrece equipos o servicios médicos gratuitos y luego le pide su número de Medicare.
  • Jamás preste su carnet de Medicare o del seguro para obtener servicios médicos. No solo es ilegal, sino que puede ser desastroso si sus historias clínicas se mezclan (piense si tienen diferentes alergias, tipos de sangre, etc.)
  • Revise regularmente sus informes crediticios y verifique que no haya facturas impagas por servicios o equipos médicos desconocidos. Esto podría indicar que alguien ha adquirido una póliza de seguro nueva usando su identidad y está acumulando cargos.

 

Si sospecha o sabe que su información ha sido robada, pida copias de sus registros médicos a cada doctor, hospital, farmacia, laboratorio o plan de salud donde el ladrón pueda haber usado su información. Además, pida una copia de su “Registro de Datos Divulgados”, que contiene una lista de las personas que obtuvieron copias de sus registros médicos.

Luego, envíeles a todos una carta certificada explicando qué información no es correcta, junto con copias de los documentos que respalden su posición. Pídales que corrijan o eliminen todos los errores y que lo informen a todos los que pudieron haber recibido los registros (laboratorios, otros médicos, hospitales, etc.) Guarde copias de todas las cartas y registros de llamadas telefónicas u otras actividades relacionadas.

También puede hacer una denuncia policial y contactarse con las unidades de estafa de las tres agencias crediticias principales: Equifax, Experian y TransUnion. Tal vez le convenga colocar un alerta de estafa o congelar sus cuentas. Visite el sitio web de Robo de Identidad de la Comisión Federal de Comercio para más información (www.consumer.ftc.gov).

Comments

comments

Filed in: community / comunidad