9:57 pm - Wednesday August 16, 2017

Reducir los entrenamientos de pleno contacto podría disminuir el riesgo de conmociones cerebrales

Limitar el contacto completo en las prácticas de fútbol americano de secundaria, tanto en la temporada y como fuera de temporada, podría ayudar a reducir el riesgo de una conmoción cerebral, según un experto de lesiones cerebrales en UT Southwestern Medical Center.

“Todavía hay mucho que no sabemos sobre el cerebro y el daño causado por las conmociones cerebrales,” dice el Neuropsicólogo Dr. Munro Cullum. “Todo lo que disminuye el potencial de lesión al cerebro de una persona joven es un paso en la dirección correcta, aunque debemos tomar estos pasos cuidadosamente y asegúrese de que están basados en decisiones informadas y en buena ciencia”.

Diecinueve estados ya han prohibido las prácticas de contacto completo en la pretemporada para los equipos de las escuelas de secundaria. Texas está considerando la posibilidad de poner límites a la cantidad de contacto que puede haber durante los entrenamientos en la temporada.

En mayo, la Comisión médica que informa al organismo rector de atletismo en las escuelas secundarias del estado de Texas por unanimidad recomienda limitar los entrenamientos de contacto completo a velocidad de juego a 90 minutos cada la semana. Actualmente si hay límites en la cantidad de tiempo que se puede entrenar, pero no hay reglas que dictan cuánto contacto está permitido durante los entrenamientos.

Pero el implementar límites en los entrenamientos de contacto completo también podría tener efectos no deseados y requerirá de más estudios, dice el Dr. Cullum.

“En teoría, el reducir el número de prácticas de contacto completo debe también reducir el número de golpes y conmociones cerebrales,” él dice. “También es posible, sin embargo, que con menos oportunidades de contacto, los juegos podrían resultar en más conmociones cerebrales porque los jugadores no están acostumbrados a golpear o quieren golpear más fuerte para demostrar su valía en menos tiempo”.

La Ivy League y la NFL restringen las prácticas de contacto completo. Además, 42 estados y el Distrito de Columbia han adoptado directrices que ordenan que un jugador quien se sospecha puede tener una lesión en la cabeza deben retirarse del juego o práctica inmediatamente y recibir la autorización de un médico del equipo y de un consultor neurológico independiente antes de regresar a la acción.

Dr. Cullum, un consultor de lesiones de la cabeza de los equipos de la NFL y la Liga Nacional de Hockey, recientemente fue el autor principal de un estudio en la revista JAMA Neurology que encontró una mayor incidencia de depresión y de déficits cognitivos entre jugadores retirados de la NFL.

“Es posible que algunos atletas que sufren lesiones cerebrales hoy podrían ser vulnerables a problemas cognitivos más adelante en la vida”, dice el Dr. Cullum. “Graves lesiones en la cabeza, por ejemplo, han sido identificadas como un potencial factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer en algunos casos, aunque no sabemos mucho sobre las posibles implicaciones de lesiones más leves o quien puede estar en riesgo de que más adelante.”

Entre 1.6 millones y 3.8 millones de atletas en los Estados Unidos sostienen una conmoción cerebral cada año, según la Academia Americana de Neurología. El riesgo de conmoción cerebral es mayor en el fútbol americano para los jóvenes y en fútbol soccer y el baloncesto para mujeres jóvenes.

Favor de visitar www.utswmedicine.org/conditions-specialties/neurosciences para mayor información acerca de los servicios clínicos en neurociencias disponibles en UT Southwestern.

Comments

comments

Filed in: health / salud