3:13 pm - Tuesday December 18, 5094

La senadora de Estados Unidos Lisa Murkowski pronuncia discurso semanal republicano

‘Bueno, es cierto que mi plan de acción no se basa en nuevos mandatos o nuevas regulaciones para lograr estas metas. Y no aumenta los impuestos o los precios de energía. No limita la opción ni permite subsidios excesivos. Actualmente, hay algunos que siguen creyendo que esas opciones representan el mejor o quizá el único camino hacia adelante. Pero ese es un error. Hay un recurso que debe ser protegido, dejado sin explotar y sin perturbaciones – y ese es usted, el contribuyente estadounidense’.

 

Gracias a las nuevas tecnologías, la era de escasez de energía está dando paso a una de abundancia, dice la senadora de Estados Unidos, Lisa Murkowski, Republicana por Alaska, miembro del Comité de Energía y Recursos Naturales, en el discurso semanal republicano. Sin embargo, a pesar del aspecto brillante del sector energético hay todavía demasiadas reglamentaciones onerosas, permisos retrasados y litigios excesivos. Para aprovechar al máximo las nuevas oportunidades de energía, así como para hacer frente a nuestros problemas energéticos, incluyendo las regulaciones que matan empleos y la burocracia gubernamental, Murkowski dio a conocer esta semana un plan de acción innovador que marca el camino para tener energía más abundante, asequible, limpia, diversa y segura. “Las ideas en mi plan de acción crearían nuevos puestos de trabajo, generarían nuevos ingresos y reducirían nuestra dependencia energética del exterior. Se reforzaría nuestra seguridad y fortalecería nuestra economía. Nos ayudaría a minimizar los impactos del desarrollo de energía y reduciría las emisiones que son las culpadas por el cambio climático”, dice Murkowski. A continuación, el discurso completo de la senadora Murkowski:

“Hola, soy la senadora Lisa Murkowski del estado de Alaska. En este nuevo Congreso continúo sirviendo como la líder republicana en el Comité de Energía y Recursos Naturales, y hoy quiero hablar de las tremendas oportunidades que nos esperan en esas áreas.

 

“La energía ha sido una fuente de preocupación para nuestra nación desde la década de 1970. Y sin embargo, gracias a las nuevas tecnologías, una era de escasez está dando paso rápidamente a una de abundancia. Ahora tenemos un suministro de 90 años de gas natural, suficiente petróleo para eliminar las importaciones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, por décadas y una amplia gama de opciones prometedoras para alternativas y eficiencia. Pueda que nunca ha habido un tiempo cuando Estados Unidos tuviera mayor potencial de producción energética – o mejor posibilidad de utilizar nuestra energía sabiamente.

 

“Pero por supuesto, reconocemos que no todo está bien. La producción de energía en tierras públicas propiedad del gobierno federal se mantuvo al mismo nivel o cayó en los últimos años. La infraestructura de  energía de Estados Unidos ha envejecido, el precio del petróleo es alto, y la necesidad de energía confiable, nunca ha sido más urgente. Estos proyectos son paralizados muy frecuentemente por regulaciones onerosas, permisos retrasados y litigios excesivos. Nuestra situación de energía ha mejorado en algunos aspectos, pero todavía podemos exigir mejorar.

 

“De hecho, debemos exigir mejorar.

“Para aprovechar al máximo las oportunidades de nuestra energía – y para hacer frente a nuestras necesidades en materia energética – esta semana he publicado un informe titulado “Energía 20/20: Una visión para el futuro de la energía de Estados Unidos”. Se basa en una simple intuición: la energía es buena. La energía es la base de la sociedad moderna y nos permite llevar una vida cómoda y productiva. Permite producir alimentos, fabricar y comunicarse. Como nos enteramos durante el apagón en el Super Tazón, también es muy importante para el fútbol profesional.

 

“La energía no es un mal necesario. La energía es buena. Y esa es la razón por la cual es de nuestro mejor interés nacional crear energía abundante, asequible, limpia, diversa y segura. Creo que hay un consenso en torno a esos cinco objetivos, y nuestro desafío ahora es alinear la política federal con ellos.

 

“Para lograrlo, mi plan de acción ofrece unas 200 recomendaciones. Estas abarcan un amplio espectro de  recursos y reformas, desde la aprobación inmediata del oleoducto Keystone XL hasta un fondo fiduciario para la investigación de  energía que es pagada con los ingresos de la nueva producción.

 

“Todas las recomendaciones de mi plan de acción están asociadas con una meta clara para el año 2020. Podemos poner fin a nuestra dependencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP. Podemos ayudar a hacer la energía renovable más competitiva, construir sobre nuestros logros de eficiencia y restablecer la cadena de suministro de minerales cruciales. Podemos asegurar que la investigación, y no la interminable regulación, sea la fuerza detrás de la innovación tecnológica. A través de reformas reglamentarias sensatas, podemos prevenir el mal uso de las leyes ambientales y permitir que procedan los proyectos – todo mientras se mantienen los más altos estándares ambientales en el mundo.

 

“Las ideas en mi plan de acción crearían nuevos puestos de trabajo, generarían nuevos ingresos y reducirían nuestra dependencia energética del exterior. Se reforzaría  nuestra seguridad y fortalecería nuestra economía. Nos ayudaría a minimizar los impactos del desarrollo de energía y reduciría las emisiones que son las culpadas por el cambio climático.

 

“Bueno, es cierto que mi plan de acción no se basa en nuevos mandatos o nuevas regulaciones para lograr estas metas. Y no aumenta los impuestos o los precios de la energía. No limita la opción ni permite subsidios excesivos. Actualmente, hay algunos que siguen creyendo que esas opciones representan el mejor o quizá el único camino hacia adelante. Pero ese es un error. Hay un recurso que debe ser protegido, dejado sin explotar y sin perturbaciones – y ese es usted, el contribuyente estadounidense.

 

“Es justo decir que no todos los miembros del Congreso apoyarán todas las propuestas de mi plan de acción. Y es por eso que yo lo describo como iniciador de una conversación. Está encaminado para provocar un nuevo y mejor debate sobre energía, reconocer que brillante puede ser nuestro futuro y proporcionar una alternativa prudente a los enfoques de mano dura que provienen de la administración y de la Agencia de Protección Ambiental, EPA.

 

“Podemos hacer mejor. Podemos renovar y re-imaginar nuestras políticas energéticas. Y ahora tenemos un plan de acción que puede ayudar a guiar el camino.

 

“Quiero darles las gracias por escuchar. Si usted está interesado en leer Energía 20/20, está disponible en mi sitio web del Comité de Energía en: energy.senate.gov.

“Muchas gracias”.

Comments

comments

Filed in: politics / política