3:06 pm - Saturday September 26, 8071

La senadora de Estados Unidos Deb Fischer pronuncia mensaje semanal republicano

‘El Presidente pedirá pronto al Congreso que aumente el límite de deuda de la nación – otra vez. Yo creo que no podemos concordar en aumentar el límite de endeudamiento sin abordar nuestro gasto fuera de control. Por eso la gente de Nebraska me envió aquí. Eso es lo que demanda el pueblo  estadounidense. Y eso es lo que merecen nuestros hijos y nuestros nietos’.

 

 En el mensaje semanal republicano, la senadora de Estados Unidos, Deb Fischer, Republicana por Nebraska, señala que concluido el debate sobre impuestos, Washington puede enfocarse ahora en la verdadera fuente del déficit de nuestra nación: El gasto de Washington fuera de control. La senadora Fischer insta al Congreso a tomar las decisiones difíciles ahora: “Es hora de tomar medidas serias. No continuar evadiendo nuestra responsabilidad. No más amenazas de aumento de impuestos a la clase media para forzar a llegar a un acuerdo de último minuto. El debate sobre impuestos e ingresos al fisco ya concluyó. Los aumentos de impuestos apenas pagan por unos días del gasto del gobierno y en todos mis años de servicio público nunca he tenido votantes que me pidan aumentar sus impuestos. El problema no es que los estadounidenses estén sujetos a pagar muy poco en impuestos; el problema es que el gobierno federal gasta demasiado”.

 

“Hola, soy Deb Fischer y estoy orgullosa de representar al estado de Nebraska en el Senado de Estados Unidos.

 

“Durante el último año y medio, he viajado miles de millas a lo largo y ancho de Nebraska visitando líderes de la comunidad y ciudadanos para conocer sus puntos de vista y compartir mi postura sobre temas de interés. Durante ese tiempo, escuché un sólo mensaje consistente una y otra vez: Washington debe recortar el gasto fuera de control.

 

“Estoy de acuerdo y el pueblo estadounidense tiene derecho a esperar más responsabilidad de su gobierno.

 

“Recientemente vi una encuesta que indica que 3 de cada 4 estadounidenses apoyan recortes generales. Estos contribuyentes trabajadores están cansados de las intrascendentes ‘batallas políticas en Washington’ y se sienten frustrados por la falta de progreso de sus líderes electos. En 2009, el Presidente se comprometió a reducir el déficit anual por la mitad al final de su primer mandato. En lugar de eso, hemos visto cuatro años consecutivos con déficits de un billón de dólares y una deuda nacional superior a los 16 trillones de dólares.

 

“En lugar de recortar los gastos innecesarios, el gobierno federal agregó 4 billones de dólares cada día a nuestra deuda interna bruta. Esta trayectoria no es sostenible. Yo apoyo un gobierno más limitado que se centra en el cumplimiento de sus principales deberes y responsabilidades. Sólo entonces podemos identificar las prioridades nacionales dignas de fondos de los contribuyentes.

 

“La Constitución claramente establece que la máxima prioridad del Congreso es ‘proveer para la defensa común’. A pesar de este principal deber, casi un trillón de dólares en financiamiento crucial de seguridad nacional está programado para ser peligrosamente recortado del presupuesto de defensa durante la próxima década – todo porque algunos líderes en Washington no pueden definir bien sus prioridades.

 

“Como miembro del Comité de Servicios Armados del Senado, estoy 100% comprometida a reducir el gasto y cumplir mi obligación constitucional de defender esta nación. Igualmente importante es mantener las promesas de Estados Unidos a los miembros del servicio militar activo y los veteranos, aquellos que han arriesgado sus vidas en defensa de nuestra nación. Fiel a estos valientes estadounidenses es más que nuestra responsabilidad; es un honor hacerlo.

 

“No es ningún secreto que para recortar el gasto, tenemos que encontrar formas de reducir los costos de la Seguridad Social, Medicare y Medicaid, los principales causantes de nuestra deuda nacional. Tenemos que hacerlo de una manera que mantenga nuestras promesas a los adultos mayores, jubilados y a quienes están acercándose a la edad de jubilación de Estados Unidos. Eso no es un punto para debate. Pero para poder salvar estos programas populares, debemos reformarlos. Si no, ya no existirán para las futuras generaciones y nos llevará a la bancarrota mientras tanto.

 

“Existe un consenso general acerca de que el Congreso debe explorar formas para hacer frente a los programas de derecho a beneficios sociales, pero hay poco acuerdo sobre la forma de avanzar – y muy pocas soluciones creíbles han sido puestas sobre la mesa. Mientras comienza el 113avo Congreso, reto a mis colegas a que asuman un papel positivo y ofrezcan ideas sustantivas para una verdadera reforma.

 

“Dichas reformas requerirán coraje político y exigirán un fuerte liderazgo del Presidente y líderes del Congreso. Pero sin tomar estas decisiones duras, Estados Unidos nunca controlará los gastos o logrará un presupuesto balanceado.

 

“El Presidente pedirá pronto al Congreso que aumente el límite de deuda de la nación – otra vez. Yo creo que no podemos concordar en aumentar el límite de endeudamiento sin abordar nuestro gasto fuera de control. Por eso la gente de Nebraska me envió aquí. Eso es lo que demanda el pueblo estadounidense. Y eso es lo que merecen nuestros hijos y nuestros nietos.

 

“Es hora de tomar medidas serias. No continuar evadiendo nuestra  responsabilidad. No más amenazas de aumento de impuestos a la clase media para forzar a llegar a un acuerdo de último minuto. El debate sobre impuestos e ingresos al fisco ya concluyó. Los aumentos de impuestos apenas pagan por unos días del gasto del gobierno y en todos mis años de servicio público nunca he tenido votantes que me pidan aumentar sus impuestos. El problema no es que los estadounidenses estén sujetos a pagar muy poco en impuestos; el problema es que el gobierno federal gasta demasiado.

 

“Aunque yo pueda ser nueva en Washington, no soy ajena a tomar decisiones duras. Me siento muy honrada de servir a la gente de Nebraska, y estoy dispuesta a trabajar con el Presidente y cualquiera de mis colegas, republicano o demócrata, para apretar el cinturón de Washington y recortar el gasto innecesario. Nuestra economía y el futuro de nuestra nación dependen de eso.

 

“Juntos, sí podemos construir un Estados Unidos mejor.

 

“Gracias, Dios los bendiga y Dios bendiga a Estados Unidos de América”.

Comments

comments

Filed in: politics / política