3:06 pm - Sunday September 26, 8517

La obesidad comienza a temprana edad

Antes de permitir que los niños se atraganten con galletas azucaradas y muñequitos de jengibre durante esta época navideña, los padres deberían pensarlo dos veces.

Para cuando los niños comienzan el kínder, 6 por ciento de ellos en los Estados Unidos ya padecen de obesidad severa y se encuentran en camino a sufrir problemas de salud, desde diabetes hasta enfermedad cardiovascular, durante toda su vida.

Por lo tanto, la difícil doble pregunta es la siguiente: ¿por qué razón pesan tanto los niños?, y ¿qué se puede hacer para prevenirlo?

“Hay múltiples factores de riesgo relacionados con la obesidad que juegan un papel importante, desde las bebidas llenas de azúcar que los niños consumen hasta sus hábitos a la hora de acostarse,” dice el Dr. Glenn Flores, un pediatra de UT Southwestern Medical Center.

El estar por encima del percentil 85 para Índice de Masa Corporal (IMC) a la edad de 9 meses es uno de los indicadores más robustos de futura obesidad severa, la cual se define como estar por encima del percentil 99 del estadounidense promedio para cualquier edad.

El riesgo de obesidad puede empezar aún antes de que uno nazca. Si la madre era severamente obesa justo antes de su embarazo, entonces es probable que su hijo o hija también enfrente problemas de peso, dice el Dr. Flores. Ser de ascendencia Latina o multi – racial también está relacionado con la obesidad severa entre los niños de kínder.

Los niños con obesidad severa están en riesgo de desarrollar niveles altos de triglicéridos, de glucosa y de presión arterial. Estos niños también tienen una taza de ausentismo escolar mucho más alta que la de los niños con peso saludable, de acuerdo con los resultados de un estudio que fue publicado en el Journal of the American Medical Association.

El primer paso para lograr disminuir el riesgo de la obesidad es la identificación de aquellos niños que están en alto riesgo. A partir de los 9 meses de edad, se debe monitorear tanto el Índice de Masa Corporal (IMC) como la curva de crecimiento  de todos los niños.

Los padres también pueden seguir los pasos que se indican a continuación para reducir el riesgo de tener un hijo o hija con obesidad severa:

·          A partir de los 9 meses de edad, lleve a su hijo/a fuera de casa para hacer ejercicio o jugar por lo menos unas cuantas veces por semana;

·          Mantenga reglas estrictas sobre la hora de acostarse;

·          Asegúrese de que su hijo o hija consuma fruta por lo menos semanalmente; y

·          Evite el consumo de bebidas que contengan mucha azúcar.

Para obtener mayor información acerca de los servicios clínicos en Pediatría que se encuentran disponibles en UT Southwestern, favor de visitarwww.utsouthwestern.org/pediatrics.

Comments

comments

Filed in: health / salud