6:26 pm - Friday September 22, 2017

Bengasi: Lo que significa para la diplomacia pública de Estados Unidos

Una conclusión obvia del atentado contra el consulado de Estados Unidos en Bengasi es que cualquiera que haya sido la intención de la administración Obama por privar de oxígeno a al-Qaeda y sus socios, no está funcionando.

Puede que parezca que la diplomacia pública no va a ser el asunto más acuciante durante las audiencias de hoy jueves sobre lo sucedido en Bengasi, que tendrán lugar ante los Comités de Asuntos Exteriores e Inteligencia de la Cámara de Representantes y el Comité de Inteligencia del Senado, pero no obstante, es de una importancia absolutamente esencial.

Y lo que es más obvio aún, no se le dio la suficiente prioridad a la seguridad del personal de la embajada en vista de los crecientes movimientos militares en Bengasi. En su memorándum sobre amenazas inminentes para la seguridad de la embajada, enviado al Departamento de Estado con fecha del 15 de agosto, el embajador Christopher Stevens señalaba la presencia de al menos 10 conocidos grupos de militantes en Bengasi. Y sin embargo el Departamento de Estado envió a Stevens a Bengasi en una misión de diplomacia pública: la apertura de un American Corner (Rincón Americano: un centro de reuniones y eventos culturales) en el consulado de Estados Unidos.

En otras circunstancias, sería una gran idea fomentar que se entienda mejor lo que es nuestra nación mediante American Corner y American Center, de los que el Departamento de Estado tiene más de 800 por todo el mundo. Pero ciertamente eso no es así allí donde no existen las medidas de seguridad más básicas ya que dejan peligrosamente expuesto al personal del Departamento de Estado.

La estrategia del Departamento de Estado de combatir el radicalismo islamista mediante la comunicación estratégica también tiene que ser revisada. Esta labor está siendo llevada a cabo por el Centro de Comunicación Estratégica Antiterrorista (CSCC), un grupo relativamente nuevo formado por varias agencias dentro del Departamento de Estado.

En una mesa redonda del mes de junio, el embajador Richard LeBaron contaba su experiencia dirigiendo el CSCC durante sus dos primeros años de existencia. De hecho, el CSCC es el mejor coordinado de una serie de intentos de comunicación estratégica por parte del Departamento, tiene el respaldo de la Casa Blanca y del Consejo de Seguridad Nacional, posee un personal de enorme experiencia y pericia así como de grandes capacidades lingüísticas y mantiene una fuerte colaboración con el sector analítico de la comunidad de servicios de inteligencia, extendiéndose incluso a los servicios de inteligencia extranjeros. Las técnicas del CSCC incluyen el acercamiento digital, proveer de herramientas a los comunicadores y guiar a los equipos específicos para cada país.

Y a pesar de todo esto, hemos visto cómo aumenta el número de atentados terroristas (con éxito o en grado de tentativa) contra embajadas de Estados Unidos y ya vimos en septiembre cómo las enfurecidas turbas en varios países musulmanes (como las que se concentraron ante la embajada en El Cairo, Egipto) iban más allá de las amenazas contra las embajadas americanas.

Las audiencias del jueves ante el Congreso, tanto las públicas como las que se celebrarán a puerta cerrada, son de una importancia decisiva para poder descifrar lo que realmente sucedió en Bengasi en el mes de septiembre.

Pero más allá de las audiencias, el Congreso y el Departamento de Estado tienen que pensar en recalibrar las herramientas al servicio de la diplomacia pública del gobierno de Estados Unidos.

Comments

comments

Filed in: community / comunidad