5:37 pm - Saturday September 23, 2017

¿Qué hace que se disparen los precios de la gasolina en California?

El que California tenga los precios del combustible más altos del país está recibiendo una atención a nivel nacional. El precio de $4.67 por galón, con un incremento de alrededor de 50 centavos durante la semana pasada, es 86 centavos mayor que el promedio nacional.

El representante Henry Waxman (D-CA) y la senadora Barbara Boxer (D-CA) se han apresurado a especular sobre la manipulación del mercado y están pidiendo que la Comisión Federal de Comercio (FTC) investigue la escalada de precios. Pero los mercados están funcionando, no manipulando. Diversos factores están contribuyendo a subir los precios en California, incluido las perturbaciones en el suministro, la rigidez de los mercados y los factores impulsados desde la administración pública como, por ejemplo, los elevados impuestos estatales y los rigurosos requisitos de los combustibles de diseño.

El salto de 50 centavos en los precios no es el resultado de una manipulación del mercado sino de la rigidez de los mismos. Si las compañías petroleras y las refinerías pudieran especular con los precios y manipularlos, ¿por qué no habrían de hacerlo todo el tiempo?

Sin embargo, como indicó Waxman en la carta enviada a la FTC, las restricciones en el suministro son una razón importante por la que los precios del combustible en California son tan altos. Un incendio en una refinería de Chevron cercana a San Francisco causó una disminución de la producción y el oleoducto Kettleman-Los Médanos, que transporta 85,000 barriles diarios a California, ha estado cerrado desde mediados de septiembre debido a una contaminación por cloruros. Y más recientemente, un corte en el suministro eléctrico en la refinería de ExxonMobil de Los Ángeles restringió aún más el suministro, ya que no ha vuelto a la actividad hasta el día 5 de octubre.

Además, los requisitos en la mezcla de gasolina para cumplir con los parámetros estatales de calidad del aire contribuyen sin lugar a dudas a elevar los precios por unas cuantas razones. La mezcla de verano, que tiene como objetivo reducir los componentes del smog cuando la gasolina se evapora más rápidamente con tiempo cálido, es más cara de elaborar. El requisito de la mezcla fragmenta el mercado, de modo que cuando en efecto suceden perturbaciones en el suministro, las refinerías de otros estados no están preparadas para compensar esa pérdida. El 7 de octubre, el gobernador Jerry Brown (D) y la Junta de  Recursos del Aire de California  (CARB) permitieron que se empezasen a refinar las mezclas del combustible de invierno, más baratas y más abundantes, unas cuantas semanas antes de la fecha normal de cambio de combustible.

Los impuestos y cuotas estatales al combustible, aunque no estén desempeñando ningún papel en la subida del precio de este en semanas recientes, son un motivo por el que California normalmente sufre unos precios más altos que el promedio nacional. Según el Instituto Americano del Petróleo, el conjunto de los impuestos federales, estatales y locales de California es de 68.9 centavos por galón, el segundo más alto del país detrás de Nueva York y casi 20 centavos por encima del promedio nacional.

Los altos precios del combustible en California acentúan la necesidad de permitir la oportuna construcción de las infraestructuras necesarias, ya sea una mayor capacidad de refino o más oleoductos, para que cuando haya un interés en crear una mayor capacidad, no haya un enorme retraso en el tiempo que se necesita para que esta llegue al mercado.

Además, tener acceso a los miles de millones de barriles de petróleo del Pacífico crearía otro suministro estable de crudo para las refinerías de la costa oeste e incrementaría el suministro para así poder bajar los precios. Las nuevas perforaciones también reducirían significativamente la cantidad de petróleo que alcanza las playas de California al filtrarse de modo natural desde el fondo marino.

Sin embargo, esta administración no ha abierto a la exploración las costas del Atlántico y el Pacífico, ni la zona oriental del Golfo de México ni las áreas frente a la costa de Alaska. Como resultado de ello, un escaso 15% de las aguas territoriales de Estados Unidos está disponible para la exploración petrolífera y gasística. El Servicio de Administración de Minerales estima que 101,000 millones de barriles de petróleo y más de 13 billones de metros cúbicos de gas natural en reservas probadas y recursos no descubiertos están aguardando a ser explorados en la plataforma continental exterior.

Abrir estas áreas generaría cientos de miles de nuevos empleos, cientos de miles de millones de dólares en ingresos para el gobierno y aportaría más petróleo al mercado mundial, rebajando por tanto los precios de los combustibles.

 

Comments

comments

Filed in: community / comunidad