3:13 pm - Monday December 18, 2671

Empleos: Crecimiento anémico

El crecimiento del empleo continúa renqueando: el informe sobre el empleo de esta mañana muestra que 12.1 millones de americanos no tienen trabajo.

Comportándose de manera contraria a otros indicadores económicos, la tasa de desempleo cayó al 7.8%. Los economistas ya están examinando la caída, comentando que parece tratarse de una casualidad estadística, ya que no se ajusta a la lenta creación de empleo y a la reciente revisión a la baja del crecimiento del PIB.

El analista de la Fundación Heritage J.D. Foster comenta que:

“Una vez de cada cien, la cifra real será muy diferente de la cifra referida. Una vez de cada cien para un estudio mensual significa alrededor de una vez cada ocho años. Lo que parece que ha ocurrido con el estudio nacional de septiembre es que se trata de esa vez de cada cien. La última vez que el estudio nacional mostró tal salto en el empleo fue en 1983 durante el auge económico de la era Reagan. Y ciertamente, la economía de hoy en día no se parece demasiado a la de la era Reagan.”

Por tanto, la historia real que cuenta el estudio más fiable sobre el empleo es que la economía creó unos irrisorios 114,000 puestos de trabajo, dejando desamparados a 12.1 millones de personas. Y es una historia que ya se está haciendo vieja. Además de que a la economía no le esperan buenas noticias.

El Congreso ha cerrado sus puertas hasta después de las elecciones. Cuando se reanude la actividad en Washington, nos estaremos acercando al final de 2012. En tan sólo unos meses, la mayor subida de impuestos de la historia empezará a perjudicar a Estados Unidos. Suena como una hipérbole y ojalá ese fuera el caso. Pero ha sido denominada el “Armagedón Fiscal”, porque para millones de trabajadores implicará un escenario de finiquitos y despidos. Y es que el 1 de enero, una subida de impuestos de cerca de $500,000 millones frenará la economía de golpe.

Eso no sólo supondrá subidas de impuestos individuales (si forma Ud. parte de una familia de clase media, sus impuestos subirán alrededor de $4,100), sino que toda la economía sufrirá. La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) ha explicado que a menos que el Congreso y el presidente actúen, nos veremos inmersos en una nueva recesión que se extenderá por todo 2013, cuando aún no nos hemos recuperado de la anterior.

El comportamiento irresponsable del Congreso y del presidente, al llevar a la nación hasta este estado, conlleva una significativa desaceleración económica que ya es casi segura. El aumentar la incertidumbre sobre lo que hará Washington, si es que va a hacer algo, está dejando rápidamente a la economía sin vitalidad.

La realidad es simple: La economía se contraerá y el desempleo repuntará a menos que el Congreso actúe para impedir el Armagedón Fiscal. Si el Congreso y el presidente eligen continuar politiqueando con la economía, debemos prepararnos para perder 1.6 millones de empleos más.

¿Por qué parece que no nos podemos recuperar de la más reciente recesión? Según un nuevo informe del analista de la Fundación Heritage Salim Furth, un selecto grupo de empresas no está realizando contrataciones: las emergentes.

“Incluso en las recesiones, la creación de empleo en las empresas emergentes ha sido una constante, hasta ahora”, informa Furth. “El empleo en las compañías emergentes ha caído durante cinco años consecutivos, alcanzando unos mínimos sin precedentes en 2010 y 2011”.

Esto resulta devastador debido a que las empresas emergentes normalmente crean la gran mayoría de los nuevos empleos netos de la economía, comenta. Las grandes empresas se expanden con nuevos empleos, pero la creación de empleo más significativa procede de las nuevas empresas. Y ahora es más difícil que nunca atravesar toda la carrera de obstáculos del gobierno para crear una empresa nueva. Ahora mismo, el sistema va completamente en contra de la creación de empleo. Como explica Furth:

“Con las nuevas regulaciones y requisitos para las empresas referentes al seguro médico, las finanzas de las pequeñas empresas, el medio ambiente, la energía y el cumplimiento del pago de los impuestos, por no mencionar el alcance en constante expansión de las juntas estatales de concesión de licencias, abrir una empresa es realmente caro.”

Las empresas y aquellos que querrían abrir una empresa, están contemplando las subidas de impuestos en ciernes y simplemente están decidiendo que no merece la pena. Hay muchas regulaciones que se avecinan, pero la administración se ha mantenido en silencio sobre qué hará. De modo que los empleadores ni siquiera se pueden preparar.

Derogar la pesada ley reguladora Dodd-Frank así como Obamacare, con sus 18 nuevas subidas de impuestos, eliminaría las principales cargas que soportan las empresas y las personas de forma individual. Pero eso no sucederá antes del próximo año.

Nuestros líderes electos pueden impedir el Armagedón Fiscal. Sería lo mejor que podrían hacer por la economía, incluido la creación de empleo, a corto plazo. Y aún hay tiempo, aunque se está acabando.

Comments

comments

Filed in: business / negocios