3:13 pm - Thursday December 18, 4870

Discurso / Speech: Harry Reid

English version below
Convención Nacional Demócrata 2012: Transcripción del Discurso del Líder de la Mayoría en el Senado Harry Reid, tal como fue preparado

La siguiente transcripción de un discurso, como fue preparado para su pronunciamiento, por el Lider de la Mayoria en el Senado Harry Reid, en la Convención Nacional Demócrata el martes 4 de septiembre de 2012

Mi nombre es Harry Reid Líder de la Mayoría del Senado de los Estados Unidos y Senador de Searchlight, Nevada.

Para mi ha sido un honor apoyar, y trabajar, con el Presidente Barack Obama, un hombre quien ha honrado la presidencia con las cualidades de valentía y carácter.

La fortaleza de carácter del Presidente Obama siempre lo ha guiado a hacer lo correcto, aun cuando lo correcto no era lo más fácil.

Algunos dijeron que no salváramos a Detroit y la industria automotriz.

Pero el Presidente Obama hizo una decisión difícil –pero una decisión correcta—al salvar más de un millón de trabajos estadounidenses en una industria
importante y símbolo de nuestro país.

Algunos no creyeron que debió haber removido cielo y tierra para eliminar a bin Laden.

Pero el presidente Obama hizo una decisión dura, pero correcta, de ajusticiar al terrorista más infame del mundo.

Otros dijeron que no podía retar a los grandes bancos que arrastraron a dejaron de rodillas a nuestra economía.

Pero el presidente Obama no titubeó en su decisión –nuevamente la decisión correcta—para que los contribuyentes nunca más tuvieran que pagar los platos rotos que dejaron las apuestas arriesgadas de Wall Street.

Algunos dijeron que no podría retar a las aseguradoras que nos estaban estafando.

Pero elpPresidente Obama tomó la difícil decisión de salvar vidas, salvar el Medicare y asegurarse que nadie volviera a caer en la bancarrota por una enfermedad.

A través de su vida muchos le han dicho lo que no debería, o podría, hacer. Pero

Estados Unidos tiene un Presidente que sabe lo que debe hacer.

El presidente Obama también se enfrento a otro grupo de escépticos.

Además de convertirse en el equipo de los “no-podemos” y los “no debemos” el

Partido Republicano se ha convertido en el equipo de los “no haríamos” y “no lo haremos.”

Prometieron desde el primer día que no levantarían un dedo. Y no lo han hecho.

En los momentos más oscuros de las Gran Recesión –en momentos en que millones de estadounidenses luchaban por encontrar trabajo—el líder republican en el Senado, Mitch McConnell, dijo que la meta número uno de los republicanos era asegurarse que Barack Obama fuera un Presidente con un solo periodo.

No cooperaron para crear empleos.

No intentaron reencaminar nuestra economía.

No hicieron nada, excepto obstaculizar el camino del presidente Obama.

He tenido una silla en primera fila, de la que he observado como el Tea Party se apoderó del Partido Republicano.

Durante tres años y medio han decidido no gobernar.

No lideraron.

Y no debemos permitirles que tomen el control del Senado y la Casa Blanca.

Debemos frenar al Tea Party antes que el Senado de los Estados Unidos caiga en las manos de extremistas e ideólogos quienes no quieren saber lo que es el raciocinio, o la palabra conciliación—– y quienes ni siquiera reconocen lo que es terreno neutral, aún cuando están parados ahí mismo.

¿Y si no son capaces de retar a Rush Limbaugh o a Grover Norquist, quien los hace pensar que los van a defender a Uds.?

El Partido Republicano de hoy cree en dos tipos de reglas diferentes –unas para los millonarios y multimillonarios y otras para la clase media.

Y este año han nominado al fanático número uno –y el beneficiario principal—de este partido arreglado: Mitt Romney.

Nunca antes en la historia de nuestro país un candidato presidencial ha intentado con más ahínco esconderse de aquellos a quienes pretende servir.

Cuando veo la única declaración de impuestos que ha hecho publica, es obvio, porque solo ha hecho una pública.

Nos enteramos por esta que él paga una tasa de impuestos más baja que las familias de clase media.

Nos enteramos que escogió cuentas secretas en Suiza y escondites financieros en las Islas Cayman, en vez de instituciones financieras estadounidenses.

Y solo nos podemos imaginar los secretos que se destaparían si le mostrara al pueblo estadounidense una docena de declaraciones de impuestos, tal como hizo su padre.

Mitt Romney dice que debemos creer en su palabra; que él pago lo que le correspondía.

¿Su palabra?… ¿Su palabra?

La confianza nace de la transparencia, y Mitt Romney tiene un déficit en ambas áreas.

Esto va mucho más allá de un pedazo de papel.

Y esto no es personal.

El tema aquí es la honestidad con el pueblo estadounidense y crear un campo de juego justo para todos.

Si no sabemos si Mitt Romney se beneficiaría de las políticas que propone, ¿cómo podemos saber si está protegiendo nuestros intereses o los suyos?

El pueblo estadounidense todavía se pregunta ¿Quién es Mitt Romney?
Pero el pueblo estadounidense conoce a Barack Obama.

Él es un líder quien dice que debemos, que podemos, que lo haremos.

Él es un líder quien no busca el camino más fácil para él, pero quien está dispuesto a sacrificarse por nosotros.

Esta nación ha pasado por momentos difíciles. Pero esos momentos difíciles solo han afilado nuestra determinación.

Yo estoy listo para enfrentar el difícil trabajo que se avecina.

Pero quiero hacer ese trabajo con Barack Obama, no con un ideólogo del Tea Party.

Juntos podemos sacar a Estados Unidos adelante.

Pero solo juntos lo podemos hacer.

Podemos sacar adelante a Estados Unidos con una clase media fuerte.

Podemos sacer adelante a nuestro país con una mayoría demócrata solida en el Senado.

Y juntos, podemos sacar adelante a Estados Unidos con Barack Obama en la Casa Blanca.

###

My name is Harry Reid / the Majority Leader of the United States Senate / and the Senator from Searchlight, Nevada.

It has been my honor / to support and work with / President Barack Obama, a man who has brought courage and character / to the presidency.

President Obama’s strength of character leads him to do the right thing / even when it isn’t the easy thing.

Some said he shouldn’t save Detroit.

But President Obama made the tough – and right – call / to save more than a million American jobs / in an important, iconic industry.

Some said he shouldn’t move heaven and earth to get bin Laden.

But President Obama made the tough – and right – call / to bring the world’s worst terrorist to justice.

Some said he couldn’t take on the big banks / that brought our economy to its knees.

But President Obama made the tough – and right – call / so taxpayers will never again be on the hook / for Wall Street’s risky bets.

Some said he couldn’t take on the insurance companies that were ripping us off.

But President Obama made the tough – and right – call / to save lives, save

Medicare, and ensure no one goes broke / just because they get sick.

His whole life, there have been so many / who told him what he shouldn’t or couldn’t do.

But America has a President who knows what we must do.

President Obama has also faced down another group of naysayers.

In addition to the crowd of “couldn’ts” and “shouldn’ts,” / the Republican Party
has become the party ofthe “wouldn’ts” and the “won’ts.”

They pledged on day one / they wouldn’t lift a finger to help. And they haven’t.

In the depth of the Great Recession – as millions of Americans were struggling to find work – the Republican Leader of the Senate, Mitch McConnell, / said Republicans’ number one goal was to make Barack Obama a one-term president.

They wouldn’t cooperate to create jobs.

They wouldn’t try to turn around the economy.

They wouldn’t do anything but stand in President Obama’s way.

I’ve had a front-row seat to watch the Tea Party take over the Republican Party.

For three and a half years, they wouldn’t govern.

They couldn’t lead.

And we shouldn’t let them take over the Senate and the White House.

We must stop the Tea Party / before the United States Senate / falls into the hands of extremists and ideologues / who leave no room for reason / or compromise —– who don’t recognize common ground even when they’re standing on it.

And if they won’t stand up to Rush Limbaugh or Grover Norquist, what would make anyone think they would stand up for you?

Today’s Republican Party believes in two sets of rules – one for millionaires and billionaires / and another for the middle class.

And this year, they’ve nominated the strongest proponent – and clearest beneficiary – of this rigged game: Mitt Romney.

Never in modern American history / has a presidential candidate tried so hard / to hide himself from the people he hopes to serve.

When you look at the one tax return he /has released, it’s obvious / why there’s been only one.

We learned that he pays a lower tax rate than middle-class families.­

We learned he chose Swiss bank accounts / and Cayman Island tax shelters / over American institutions.

And we can only imagine / what new secrets would be revealed / if he showed the American people / a dozen years of tax returns, like his father did.

Mitt Romney says / we should take his word / that he paid his fair share.
His word? His word?

Trust comes from transparency, and Mitt Romney comes up short on both.

This is about more than just a piece of paper.

This isn’t personal.

This is about leveling with the American people, and creating a level playing field for them.

If we don’t knowhow Mitt Romney would benefit / from the policies he proposes, how can we know / if he’s looking out for us, or just himself?

The American people are still asking – who is / Mitt Romney?

But the American people know Barack Obama.

He is the leader who says we should, we can, we will.

He is the leader who doesn’t search for the easy path for himself, but takes the right one for us.

This nation has been through hard times. But those hard times have hardened our resolve.

I’m ready to do the difficult work ahead.

But I want to do that work with Barack Obama, and not a Tea Party ideologue.

We can move America forward.

But we can only do it together.

We can move America forward with a strong middle class.

We can move America forward with a strong, Democratic majority in the Senate.

And / together / we can move America forward with Barack Obama in the White House.

###

Comments

comments

Filed in: politics / política