10:42 am - Friday December 15, 2017

México: Elecciones que son de verdadera importancia

Las elecciones mexicanas que tuvieron lugar el domingo serán escrutadas de cerca y analizadas intensamente después de que 49 de los 80 millones de votantes registrados en México acudiesen a las urnas para elegir a un presidente para un único mandato de seis años (2012-2018), a 128 senadores, a 500 diputados y a seis gobernadores, así como al alcalde de Ciudad de México.

Los libros de historia señalan las elecciones de 2000 como el principal punto de inflexión en el fin de los 70 años de poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) con la elección de Vicente Fox, candidato del Partido Acción Nacional (PAN), de centro derecha. Este terremoto político dio lugar a una era de democracia moderna en México.

Ahora, tras la votación del domingo, el telegénico y anterior gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, de 45 años y perteneciente al PRI, se espera que sea el vencedor, alcanzando una estimación del 38% de los votos. Su rival más cercano, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (Partido Revolucionario Democrático), llegó al 31%, mientras que Josefina Vázquez Mota, del PAN, actualmente en el poder y partido del presidente saliente Felipe Calderón, obtuvo el 25%.

Pocas lágrimas se derramaron cuando la “dictadura perfecta” del PRI terminó hace más de una década. Su aparente regreso en 2012 es visto más con cautela que con un temor visceral. El PRI afirma que ha cambiado y ofrece una vía para el “cambio responsable” con reformas que podrían incluir una importante apertura del sector energético de México a la inversión extranjera, extender la competitividad, reestructurar totalmente el sistema educativo e implementar reformas fiscales y laborales.

Los nuevos líderes de México también reevaluarán las estrategias que el presidente Calderón llevó a cabo en una guerra contra el crimen organizado y el tráfico de drogas que ha dado como resultado más de 55,000 homicidios en los últimos seis años.

Los cerca de cinco meses desde las elecciones de julio hasta la toma de posesión en diciembre del próximo presidente mexicano son una oportunidad para revisar, evaluar y forjar una constructiva agenda bilateral. Este es un periodo demasiado importante para dejar que las relaciones entre Estados Unidos y México languidezcan cayendo en segundo plano durante la campaña presidencial de Estados Unidos.

Comments

comments

Filed in: international / internacional