4:27 pm - Monday September 25, 2017

¿El Fin de El Diario-La Prensa?

En la víspera de su centenario, no se vislumbra

claramente el futuro de “El Campeón de los Hispanos”

 

 

Angelo Falcon BW Cuando a principios del año el periódico argentino La Nación compró ImpreMedia, propietario de El Diario-La Prensa, La Opinión y otros diarios en español en los Estados Unidos, dio a conocer varias promesas-tal como la mayoría de compradores hacen al principio-de que no habría muchos cambios. No obstante, cambios recientes que ha anunciado para sus nuevos diarios parecen indicar la posibilidad palpable de que son contados los días que le quedan a El Diario-La Prensa.

 

Con su renombrado lema, El Campeón de los Hispanos, El Diariocumplirá sus cien años el año entrante, lo que lo califica como el mayor y el más antiguo diario en la ciudad de Nueva York (y el más antiguo en Estados Unidos). Sin embargo, puede que esa gran historia se vuelva historia también, resultado del proceso cada vez más prominente de la consolidación de los medios de comunicación, esta vez bajo el control de una sociedad extranjera.

 

US Hispanic Media Inc., una subsidiaria de La Nación, SA de Argentina, compró el 90 por ciento de ImpreMedia en marzo, el más reciente cambio en los dueños de El Diariodesde su fundación en 1913. El último cambio en la estructura del periódico fue el resultado de una fusión en 1963 de La Prensa (fundado en 1913 por Rafael Viera, un Español) y El Diario de Nueva York (fundado en 1947 por Porfirio Dominicci, un doctor Dominicano), cuando los compró el ahora legendario O. Roy Chalk quien, entre otras cosas, fundó y fue el propietario de Trans Caribbean Airlines.

 

En 1981, Chalk lo vendió a Gannett por $10 millones. En 1980, Carlos D. Ramírez, Peter Davidson y su empresa de inversiones, El Diario Associates, lo compró de Gannett por un poco más de $20 millones, y en 1995, lo fusionaron con Entravision Latin Communications Group. En 2003, un inversionista canadiense, John Paton, el actual principal ejecutivo de MediaNews Group, compró El Diario-La Prensa y lo fusionó con La Opinión de Los Ángeles, el mayor diario en español en Estados Unidos, creando así ImpreMedia, una empresa que él fundó y que controlaba. Luego, en marzo de este año, la sociedad anónima argentina adquirió más del 90 por ciento del control de ImpreMedia. Se rumora queLa Nación, S.A. pagó unos $6 millones por esta participación; en vista de que en 1980 tan solo el valor de El Diario ascendía a unos $20 millones, pareciera que la compra fue una ganga para los argentinos.

 

Los negocios de La Nación, S.A. comprenden la publicación de revistas y la gestión de sitios “web” de noticias e información. Otra de sus subsidiarias, Dridco, tiene sitios de anuncios de empleos, bienes raíces y automóviles en Latinoamérica y España. Sus ganancias consolidadas alcanzan $250 millones por año y tiene un total de 1,500 empleados en todas sus empresas.

 

Impremedia, que se promociona como la compañía número uno de noticias e información impresas para los hispanos en Estados Unidos, y también como una fuerza en línea, alcanza el 25 por ciento de la población hispana, contando unos 11 millones de lectores y una presencia en los 15 mercados hispanos más importantes. Durante los últimos 12 meses, ha experimentado una tasa de crecimiento sin precedentes del 34 por ciento de sus lectores y el número de sus usuarios en línea casi se duplicó.

 

No obstante, su compañía en Nueva York, El Diario-La Prensa, ha experimentado una serie de problemas de circulación y laborales, notablemente en los últimos años. De una circulación máxima de 80,000 a finales de los ochentas, de acuerdo con el Audit Bureau of Circulation, su circulación a base de suscriptores fue tan solo 38,325 el 31 de marzo de este año (23,351 para su edición dominical, y 29,954 para su edición sabatina), o sea una baja de 42,974 un año antes.

 

Esto es un misterios para muchos, ya que se edita en el segundo mercado latino de medios en el país, con 4.6 millones de latinos de los cuales el 56 por ciento son mayormente hispanohablantes. El Diario, sin embargo, calcula que si se incluyen los lectores pagos y los de segunda mano, alcanza a 286,351 lectores diarios, lo cual, dicen, se convierte en un millón de lectores mensuales tanto de sus ediciones impresas y electrónicas. Esto significa que El Diario estima que el número total de lectores es más de seis veces sus lectores abonados, a lo mejor usando una fórmula de una encuesta anterior o encuestas que ellos mismos realizaron.

 

Hace poco, los nuevos propietarios anunciaron cambios mayores en las operaciones de ImpreMedia que presentan preguntas sobre el futuro de El Diario. Han mantenido a Mónica Lozano de presidente director, y nombraron a Francisco Seghezzo, el antiguo director de planificación de La Nación, S.A., principal ejecutivo de operaciones de ImpreMedia, encargado de todas las operaciones de la empresa, al mismo tiempo que despidieron a varios ejecutivos.

 

En cuanto a El Diario, sin embargo, son los cambios en el papel de su directora popular, Rossana Rosado, que provocan la pregunta de qué está pasando con la parte neoyorquina de sus operaciones. Han comenzado a circular rumores de que Rosado se va, sea voluntariamente o no. Seghezzo, el nuevo jefe de operaciones, dijo a la revista Portada que Lozano “se encargará de desarrollar oportunidades comerciales de alto nivel para la compañía y de crecer la marca empresarial y su influencia, externamente. Rossana Rosado trabajará directamente con él para ejecutar una fuerte agenda externa que construirá relaciones sólidas y lucrativas con socios líderes en la vida cívica, política y comunitaria.” Esto me suena como un descenso o el preámbulo a una separación financiera.

 

Esto hace surgir la pregunta: ¿Los nuevos propietarios piensan sacar a Rosado como directora? ¿Significa que están evaluando su apoyo a El Diario-La Prensa mientras colocan al periódico en esta restructuración bajo su nueva unidad comercial del este, que dirigirá las ediciones impresas de El DiarioLa RazaLa Prensa y Vista? Según se comenta, piensan invertir más para incrementar la circulación, pero no está claro cómo dueños extranjeros que saben muy poco de la experiencia latina en Nueva York podrán moldear un contenido editorial más adecuado que conduzca a una mayor circulación.

 

Rosado ha sido la presidenta director de El Diario-La Prensa desde 1999. Habiendo iniciado su carrera como asistente de asignaciones en WCBS-AM a principios de los ochentas, cuando era todavía una estudiante en la universidad Pace, se unió a El Diario como reportera de asuntos generales y municipales, llegando a ser la primera mujer en la historia del periódico a ocupar el puesto de Jefa de Redacción para el Área Metropolitana, en 1995. Rosado ocupa la posición singular de conocer desde arriba para abajo las operaciones del diario y de tener credibilidad como periodista. Ha recibido muchos galardones, entre ellos un Emmy, un premio STAR de la New York Women’s Agenda, el premio Peabody para el periodismo, el premio del presidente del New York Press Club y últimamente el premio a las comunicaciones Rubén Salazar 2012 del Consejo Nacional de la Raza.

 

La toma de control de El Diario e Impremedia por el diario conservador argentina sorprendió a muchos, en vista de la orientación mayormente liberal de El Diario. Pero la pregunta del momento no es tanto si la orientación política cambiará sino si los nuevos propietarios extranjeros lo cerrarán o permitirán que fracase. Ha habido mucha especulación respecto de esta posibilidad aún antes de la compra por los argentinos; pero esto parece ser una posibilidad mucho más seria.

 

Desde hace casi un siglo, El Diario-La Prensa ha sido parte integral de la comunidad puertorriqueña y ahora más ampliamente latina. Periodistas como Luisa Quintero, Manuel de Dios Unanue, Conrado Hernández, Fernando Moreno, Evido de la Cruz, Gerson Borrero y otros ayudaron a definir la experiencia latina en esta ciudad, y sus opiniones editoriales en un momento tenían suficiente peso para afectar a la ciudad y las prioridades políticas estatales. Pero con el debilitamiento de la industria de la prensa escrita, la competencia de los nuevos medios y una población latina cada vez más diversa, entre otros factores, se le ha dificultado el camino para esta importante institución de la comunidad.

 

Antes de la compra por La Nación, Juan González y Joseph Torres, en su libro News for All the People (noticias para toda la gente), describieron la condición de El Diario-La Prensa así:

 

“Pocos de los diarios en español que sobreviven en los Estados Unidos son propiedad de latinos ni son controlado por ellos. Hasta los más prestigiosos, El Diario/La Prensa y La Opinión, son dirigidos por inversionistas y ejecutivos no hispanos. ImpreMedia, que adquirió La Opinión y el diario Hoy de The Tribune Company y compraron El Diarioseparadamente, se ha convertido en la mayor empresa de diarios en español en el país, y la familia Lozano, antiguos dueños de La Opinión,tiene una participación minoritaria. Fundada por el empresario canadiense John Paton en 2003, ImpreMedia es una inversión conjunta de tres empresas de inversiones privadas – ACON Investments, Clarity Partners y Halyard Capital-con la meta específica de ‘consolidar el sector periodístico en español'”.

 

Desde entonces, dicha consolidación ha pasado de un inversor extranjero dominante del Canadá ahora a otro inversor extranjero aún más dominante de Argentina. Actualmente, por ejemplo, el diario realiza una buena parta de su producción con mano de obra barata en Monterrey, México, con el efecto de subsanar a los obreros sindicalizados locales. Me pregunto si veremos más de esta práctica bajo los propietarios argentinos. Lo que esto significa a estas alturas para el futuro no solamente de El Diario sino para todos los diarios en español en Estados Unidos es difícil precisar. Pero tiene, claro está, importantes implicaciones para la forma en que millones de latinos obtendrán sus noticias y definirán sus intereses.

 

Se comenta que el futuro de El Diario-La Prensa puede haber sido aún más preocupante si no fuera por la ironía de que la credibilidad y larga trayectoria de Rosado con El Diario y la comunidad latina hayan permitido a la comunidad bajar la guardia y ser menos exigente. Lo anterior no obstante, pareciera que ahora es el momento no solamente de preocuparnos sino de actuar para asegurar que El Diario sobreviva y que vuelva a ser la institución comunitaria vital que había sido, “El Campeón de los Hispanos”, si se mantiene al día, aprovecha nuevas tecnologías y re-evalúa su relación con la comunidad latina neoyorquina.

 

Angelo Falcón  es presidente del National Institute for Latino Policy (NILP) para el cual publica The NILP Network on Latino Issues. Ha sido columnista inivitado para El Diario-La Prensa de vez en cuando durante muchos años y sus opiniones se han citado extensamente en sus páginas

Comments

comments

Filed in: community / comunidad